Abordando las preocupaciones de preescolar al criar hijos biculturales y bilingues

Pre-schoolers with MomAunque mis mejores amigos probablemente me describan como una persona fuerte, confiada y determinada, todos esos adjetivos parecieron desaparecer al momento de dejar por primeza vez a mis mellizas en su preescolar. Sólo para que tengan una idea más clara de lo que he estado sintiendo, desde hace algunas semanas he sentido la necesidad de escribir y sacarme del pecho todas las emociones que llevo dentro, pero la negación me ha ganado la batalla cada vez que lo he intentado.

Esta aventura de pre-escolar comenzó hace alrededor de un año cuando empecé a evaluar los pre-escolares del área. Alrededor de este tiempo se volvió aparente lo analítica que soy. Hice una larga lista en excel con los puntos positivos y negativos de alrededor de 15 escuelas que habíamos escogido para visitar y así evaluar de acuerdo a los comentarios y críticas de amigos y familiares, al igual que descripciones encontradas en internet y estados de acreditación que teníamos que considerar.

Le pedí incluso a mi maravillosa amiga, Maria, graduada de Harvard en educación infantil temprana, que se uniera a mi familia en la búsqueda de la mejor escuela que coincidera con las necesidades de mis hijas y con nuestro presupuesto. Obviamente, aquélla escuela de mis sueños que fue mi primera opción estaba muy fuera de nuestro presupuesto, y teniendo mellizas, bueno, había poco que podíamos hacer para poder escogerla, así que elegimos la maravillosa escuela #2.

¿Uno de los puntos menos atractivos de la maravillosa escuela #2? Las instrucciones son 100% en inglés, y la mayoría de ustedes saben cuán importante es para mí criar a hijas bilingües y biculturales. Quiero que mis hijas se sientan cómodas hablando ambos idiomas desde bien pequeñas, y al momento en que ya sean bilingües completamente, tengan por seguro que las llevaré a aprender más. Yo aprendí a comunicarme en tres idiomas, Francés siendo el tercer idioma, pero hay un gran espacio para mejorar en ese aun. Curiosamente, aunque el español es y fue mi primera lengua mientras crecía en la República Dominicana, cuando se trata de expresar mis sentimientos de manera escrita, puedo hacerlo fácilmente tanto en inglés como en español. Así que gracias a todas aquellas profesoras de inglés maravillosas y fuertes que me ayudaron a lograr esto, y a mis padres por darme el regalo y la oportunidad de ser multilingüe.

De vuelta al tema, durante los primeros dos años de sus vidas, las niñas han aprendido a comunicarse solamente en español. Aunque estoy emocionada de que ahora aprenderán inglés, luego de visitar su pre-escolar la semana pasada, me volví un poco temerosa y ansiosa de que nuestro maravilloso idioma “Español” perdería su ‘encanto’ muy pronto. Fue aun más difícil escuchar el comentario honesto de la Directora de la escuela sobre algunas madres, como yo, cuyos hijos habían comenzado su trayectoria escolar hablando español, y más entrado el año dijeron “ahora mi hijo solo quiere hablar inglés.”

Aun así, fue interesante y positivo escuchar que la directora estaba honestamente preocupada con este problema, porque no puede dejar de pensar si la misma escuela ha jugado un papel importante en la reacción de los niños. Ahora quiere comenzar a incluir por lo menos 10 minutos de español durante la clase para que los niños puedan ver que otros idiomas son aceptados y bienvenidos en la escuela. Aplaudo esa iniciativa, así como la consideración y disposición de ver el problema, y buscar un método que pueda disminuir el resultado negativo de que nuestros hijos no quieran hablar Español.

image-4Así que, ¿qué pienso? Bueno, en mi opinión, como madre y tía de más de 14 sobrinos y sobrinas, he visto que desde que la escuela es en Inglés, los amigos se comunican todos en Inglés, los programas de televisión también son en Inglés, y uno puede ‘literalmente’ sobrevivir en este país hablando un solo idioma, el reto es real. Así que, ¿qué debemos hacer nosotras como Mamá Patas? ¡Debemos hacer que nuestra cultura sea DIVERTIDA para que nuestros hijos la disfruten! Por favor, noten la palabra cultura, no idioma. ¿Cuántos amigos que son multilingües conoces que saben otro idioma simplemente porque aman la cultura detrás del mismo? Yo conozco a muchos. Personalmente aprendí Francés e intenté el Italiano por esta misma razón.

Una vez que los niños disfruten de nuestra cultura: nuestra música, nuestra comida, nuestros dichos, nuestras tradiciones únicas, será natural para ellos el querer entender y hablar el idioma; el querer sumergirse en “ese mundo.” Así que como Mamá Pata, siempre lo hago y seguiré animando a otras Mamá Patas a hacer lo siguiente:

#1 – Disfruta bailar canciones en Español, siempre que sean aptas para niños o siemplemente canciones divertidas: merengues, salsas, son, bachata, cumbia, tango, entre otras.

#2 – Lee libros divertidos e interesantes escritos originalmente en Español – no traducidos. ¿Quién escoge leer un libro traducido en otro idioma cuando puede leerlo en el idioma original?

#3 – Motiva a tus hijos a amar nuestras tradiciones, ya sea “El carnaval,” “El día de los muertos,” o cualquiera de las tradiciones que tu familia celebra.

#4 – Enseña a tus hijos nuestros dichos y refranes. Los harán sentirse más confiados y más preparados para entender los dichos en la calle, mientras los hace utilizar sus mentes para entender los distintos siginificados de estas frases.

#5 – Si ven dibujos animados o juegan aplicaciones, asegúrate de buscar contenido cultural en Español que no se limite solamente a “Red is Rojo.” Eso es aburrido y los juegos de memoria así no son divertidos para nadie. Los niños se sentirán más relacionados con dibujos animados y aplicaciones que promueven nuestra cultura; los mismos promoverán en sus hijos su herencia e intereses en nuestro idioma.

#6 – Canta y juega con tus hijos juegos y canciones tradicionales como “A la rueda, rueda,” “Matarile” and “Timarinde, Dos Pingué” los cuales le enseñarán a ser juguetones y divertidos en Español.

#7 – Enséñales a amar su herencia y que estás orgullosa de la misma. Una manera simple es utilizar ropa que reflejen tu cultura. Solo les ayudará a quererse más a sí mismos y a tener una mejor autoestima. Se ha dicho muchas veces que uno no se puede querer a uno mismo si uno no sabe quién es, así que ilumínalos.

#8 – Asegúrate de siempre dirigirte a tus hijos en Español para que puedan entender que este idioma es el idioma preferido de su mamá – o el de la familia dependiendo de cuál sea tu caso.

#9 – Exige que respondan en Español aunque necesiten que les traduzcas. Haz que repitan. La práctica hace la pefección.

#10 – Sobre todas las cosas, DIVIERTETE, VIVE y RESPIRA tu cultura. La mejor manera es dando el ejemplo, así que asegúrate de enseñarle a tus Lanuguitos que ser Hispanos es divertido. Que nuestro “sazón” es un picantico que nos hace amistosos, divertidos y apasionados. Nos trae un sentido de comunidad y apoyo entre nosotros mismos, y nos da la oportunidad de aceptar a nuevos amigos como si fueran familia. Los Hispanos siempre incluyen a los demás, no excluyen.

A decir verdad, me siento tan feliz y relajada de haber escrito este artículo. Me siento menos ansiosa y temerosa, y más segura de que criaré a dos niñas que serán capaces de hacer la transición entre lenguas y culturas sin siquiera notarlo. Será lo que son en realidad, Hispano-Americanas: “Americanas y Latinas de CorazónTM.”

Deja un comentario