Aguinaldos, Posadas, y Villancicos

Como puritito Latino de Corazón, mi tradición preferida en esta época Navideñas son los aguinaldos, las posadas, y villancicos. Sí, sí, ya sé… esto no le sorprende a nadie, porque como buen trovador y aventurero, donde hay celebración, música, y amigos, ahí estaremos Quique y yo.

Cada país Latino Americano puede que lo celebre con un sazón distinto, en cuanto a los días que acostumbran a celebrar las posadas, o en cuanto a cuales villancicos cantan, pero lo importante NO es lo que nos diferencia, sino lo que nos une a todos.

Nos une el mismo fin: el recordar el peregrinaje de la virgen María y San José mientras viajaban de Nazaret a Belén en busca de posada donde pudiera nacer el niño Jesus. 

Nos une el que aprovechamos esta ocasión para reunirnos en comunidad, enfocados en la unión familiar, para encantar la vida, regalar amor, alegría y sabor –  la perfecta receta para el corazón.

Nos une el que no falta el tocar la puerta” y pedir albergue.

Nos unen los buenos villancicos, la rica comida navideña, los ponches, y la honesta compañía.

Hoy comparto con ustedes una de mis canciones Navideñas preferida porque nos exhorta a cantar llenos de gozo, y a “conservar en el presente siempre latente la tradición.”

Así que “¡Échele! ¡Que suene, que suene!” – como dice mi compadrito.   

ALEGRE VENGO

(Coro)

Alegre vengo de la montaña

de mi cabaña que alegre está

y a mis amigos les traigo flores

de las mejores de mi rosal.

Y a mis amigos les traigo flores


de las mejores de mi rosal.

 

Desde la montaña

venimos aquí

para desearles,

para desearles
un año feliz.

 

(Coro)

 

Si no te levantas

y me abres la puerta

estaré cantando,

estaré cantando
hasta que amanezca.

 

(Coro)

 

Cantemos todos con alborozo,

llenos de gozo, llenos de amor,

y conservemos en el presente


siempre latente la tradición.

 

Deja un comentario